Situaciones del pasado

    Nosotros los seres humanos somos privilegiados con muchas oportunidades y el hombre y la mujer en el alcoholismo no son la excepción, por lo que existe una oportunidad dentro de la Sociedad de Alcohólicos Anónimos para el alcohólico que quiere dejar de beber. Pero para lograr esta oportunidad el alcohólico en actividad tiene que tomar el camino recto que conduce a la recuperación y por tener a la sobriedad y es camino es el que conduce hacia el grupo A.A., donde le pondran atención y comprensión a tu problema alcohólico y lo único que te piden es que aceptes tu impotencia alcohólica y cuando estés convencido de que solamente aceptando esa impotencia hacia el alcohol, vas a encontrar un cambio y ese cambio es tanto en salud, físico, moral, social y espiritual y porque no decirlo que si se obtiene éste cambio bien se puede recuperar la confianza y la habilidad del trabajo y por lógica lo económico, digo éste porque canto en el hombre, como en la mujer alcohólica se encuentra siempre la persona que en el tiempo de bebedores "normales" eran unos trabajadores calificados éste a sucedido siempre, pero eso si, además de todas las sugerencias que nos hagan, también debemos de tener fe y confiar en un Poder Superior que puede salvarnos de ese infierno del alcoholismo.

    Para lograr dsta salvación debemos de ser sinceros con nosotros mismos, de no serlo no somos sinceros con nuestros compañeros y por lo tanto no vamos a encontrar la recuperación que queremos. Hay experiencias de personas alcohólicas que nos cuentan las suyas y son las siguientes: En cierta ocasión un alcohólico en actividad que llamaremos Juan; era un hombre desdichado, un borracho que dormia en donde la noche le encontraba se sentia perdido sin que nadie le ayudara cada noche le pedía a Dios que se apiadara de él y que no tuviera que soportar un día más, le preguntaba llorando porque estaba tan sólo en éste mundo sin familiar sin amigos y sin poder trabajar porque nadie le daba trabajo para ganar su comida, un día se encontró con aiguien que le dijo que en Alcohólicos Anónimos le podian ayudar, pero para recibir esa ayuda tenia que visitar un Grupo A.A., y fue asi que por medio de los compañeros A.A., Dios se manifiesta y gracias a él pudo encontrar la recuperación.

    Otro alcohólico nos cuenta su caso... Un poco distinto, lo llamaremos Pedro; él no dormia en la calle, tenfa un empleo de prestigio, una solvencia económica lo suficiente para vivir bien, pero llevaba 15 años tratando de escapar de una vida alcohólica dependencia que ya lo estaba llevando a la ruina total, él visitaba las iglesias, como también médicos y hasta brujos, buscando solución a su problema que lo agobiaba que era el alcoholismo, pero no pudo encontrar solución alguna y fue así que un dia, cierto miembro le paso el mensaje y tuvo que visitar un Grupo A.A., ya estando en el Grupo, después de escuchar las charlas que los compañeros A.A., decían fue tomando confianza y cuando llegó el momento de que leyeran la Tercera Tradición, se levantó del asiento aceptando que sí necesitaba la ayuda y desde ese día glorioso no bebe alcohol y encontró la liberación completa del alcoholismo, gracias a Dios y los Compañeros del Grupo A.A.

Mario A.
Llopango, Centroamérica

[ Remóntese ]

[ Página Principal ]