Mis Uvas de la Ira

     Mi mundo se me había venido abajo Yo era un alma muerta... no, esto no es exactamente correcto…yo era un alma embotellada. El "yo" que fui cuando muchachita, estudiante de la universidad coeducativa, desposada otoñal y madre amorosa ya no existe. Yo había matado mi propia alma por suicidio involuntario. Y así me arrodillaba, confinada dentro del claustro materno a que se había reducido mi espacio vital, apurando tragos grandes de una botella de medio galón de vodka barato…las lagrimas corriendo tan fluidamente como los tragos.

    No quedaba nada de mí, no había quedado nada para mí. Yo no tuve particularmente miedo de morir; de hecho, la idea más bien parecía una invitación a mi nublado sentido de razonamiento. Yo lo había hechado todo a perder. . Yo lo había desgraciado todo. Sabía que no podía culpar a nadie más que a mí…pero ¿cómo pasó esto? ¿Cómo me encontraba yo AQUI después del laberinto de opciones que había hecho hasta ahora a lo largo de mi vida?

    No, la muerte no era una opción voluntaria… tenía mis tres niños … pobrecitos los niños. Por mi culpa ellos habían tenido que hacerse cargo de tomar responsabilidades donde ellos una vez tenían una madre...y sufrir más y más bochornos a travez de los años ...tal vez ellos estarían mejor sin mí.

    ¿...Y mi fiasco de matrimonio? Olvídese de eso. Pensé que estaba casándome por la razón correcta: Yo amaba al hombre. Luché para casarme con este hombre. El ambiente de donde él procedía y el mío eran completamente diferentes. Ese hecho me lo habían estado trayendo bastante demostrativamente a mí atención; aún así, yo luché para casarme con el hombre que yo "amaba". Nos casamos. Aquí estoy yo veintidós años después adormeciendo mi dolor insoportable con tragos de vodka directamente de una botella de medio-galón del suelo del armario de mi alcoba.

    Nunca se me ocurrió que yo estaba enferma, yo simplemente estaba intentando evitar ser lastimada. No tenía ninguna felicidad. Casi había desistido buscarla; yo creí no merecer ninguna felicidad. ¿Quién pensaba yo que yo era para "merecer" nada? Yo era una persona terrible. A nadie yo le gustaba. Nadie me quería a su alrededor. Si yo me moría, yo estaba seguro nadie asistiría a mi fúneral…Si es que alguien se tomaba el trabajo de organizar uno para mi cuerpo borracho muerto.

...Y yo había sido un ser humano tan feliz hasta que yo descubrí el alcohol.

    Pero, todo fué tan raro. Al principio, me gustaba beber con todos mis amigos en las fiestas. Yo disfrutaba tomándome un coctel o dos por las tardes. Incluso el último trago de la media noche era como un bálsamo refrescante y enviaba un tibio resplandor de luz a lo largo de mis venas deseosas. El beber significaba amigos, confraternidad, calor humano y… felicidad. Al final, beber significaba pérdidas momentáneas del sentido, disputas, soledad y pensamientos de muerte.

    Con el tiempo, mi cuerpo enfermo se rebeló contra mí. Yo había despertado una enfermedad, una enfermedad con la yo había nacido. Era como si un dragón que había estado latente en mi cabeza hubiera encontrado su soplo de vida ...el alcohol. Mientras más yo bebía, más el dragón requería. Mi propia vida, mi propio control, de hecho, mi propio yo...se iba a la deriba y era reemplazado por el dragón.

    ¡Yo no necesité la ayuda de nadie, yo no pedí a nadie que me ayudara! Yo era una mujer fuerte e inteligente. Yo podía lidiar con CUALQUIER PROBLEMA yo misma. Además, yo pensé, esto era sumamente personal. Yo seguí bebiendo. Intenté detenerme. No podía detenerme. Escondí botellas alrededor de la casa para que parecíera como si yo hubiera "reducido la velocidad", ...pero, a la única persona que yo estaba engañando era a mí misma. Yo era una Alcohólica Real.

    No me ayudó el que mi marido fuese también un Alcohólico Real ...por que nosotros los alcoholicos/addictos nos encontramos y nos aferramos de algúna manera los unos a los otros. Amamos beber. Hacemos que el beber excesivamente de uno, parezca bien para el otro ...le validamos la conducta. Nosotros amamos el drama. Amamos los conflictos y encuentros. Amamos odiarnos. Amamos hacer trizas el ego del uno y de la otra hasta que no quede ninguna estima propia en ninguno de los dos...que no quede nada, excepto otra razón para beber más. Sufren tambien los pobres niños que son testigos y lo sufren también todo de primera mano.

    ¿La culpa con que yo me despertaba cada mañana ...qué presenciaron los niños anoche? ¿A quién llamé yo anoche a las 3:00.? ¿Cuántas ridiculeses hice yo anoche? ¿Qué daño le hicimos nosotros anoche a la casa? ¿ Qué daño nos hicimos nosotros anoche ? ¿Comimos ? ...Y lo peor: verificando los automóviles para ver si había cualquier sangre en los guardabarros debido a las carreras nocturnas, tarde, a la licorería ...o a irnos conduciendo ebrios debido a otra disputa.

    Un día encontré una nota que mi hija de nueve años de edad, había escrito a su amiguita, nuestra vecina de al lado. Decía, "yo espero que mi Mamá no esté de nuevo bebida esta tarde cuando nosotras lleguemos a casa de la escuela". Yo nunca me olvidaré de esa nota.

    Ésta era la vida que yo estaba "viviendo". Pero, no crea ni por un segundo que el alcoholismo es una enfermedad "privada" o "personal". No permita a nadie intentar decirle, "Eh, qué…me dí unos tragos. Yo no estaba haciendole daño a nadie". Eso está tan equivocado. El alcoholismo es una enfermedad extendida que no sólo afecta a aquéllos inmediatamente alrededor de usted, pero tambien a en quienes quizás usted no había pensado en años...

    Yo sólo puedo hablar por mí. Puedo decirle que yo dañé directamente a: mi marido, mis niños, mis padres, mis hermanas y todos sus esposos y niños, a mis antiguos estudiantes, los viejos amigos (porque pienso que ellos nunca me hablarán de nuevo), mis anteriores suegros, cuñada, los amantes ...Y la lista puede seguir hasta el infinito. Sí, yo me sentaba en mi armario sintiendome muy sola en el mundo sin darme cuenta de las personas cuyas vidas yo había tocado de una de las maneras más terribles ...y yo soy simplemente yo ...nadie especial.

    Sí, yo me desperté una mañana para revisar mi mini-carro suburbano de ama de casa para encontrar la ventana de la parte de atrás quebrada con ramas a través de ella. Hasta el momento yo no sé lo que pasó. Yo sé que yo hice un engaño en el centro comercial local. Estacioné mi carro en la zona de estacionamiento (después de cuidadosamente extraer todas las ramas y pedacitos) y busqué al vigilante de la seguridad. ¡Yo le dije que la ventana la habían quebrado mientras yo estaba de compras para el presente del cumpleaños de mi marido en el centro comercial (yo hice el esfuerzo realmente para comprarle algo para su cumpleaños ese día en ese centro comercial) ...yo les mostré la bolsa para verificarlo! ¡Nosotros los alcohólicos somos conocidos por estar entre las personas más espabiladas de la Tierra! De algún modo, el seguro pagó por esa evasión y, afortunadamente, nadie fue dañado físicamente. (Mi marido no tragó el engaño, sin embargo)

    ¡En otra ocasión, cuando mi marido estaba en uno de sus muchos viajes de negocios, yo me pasé la tarde en un hotel local con un "amigo" ...casualmente, uno que yo había conocido en el programa de los doce pasos! Era el día antes de mi cumpleaños y nosotros lo celebramos en la mayoría de las formas en que usted pueda sospechar que se hacen en un hotel...Estaba en mi camino a casa a hacer la cena para mis niños cuando yo calculé mal un giro cuando me faltaba media milla para mi casa. Mi MG pequeño (qué yo había comprado específicamente con el propósito de poder EMPUJARLO fuera de tales situaciones) estaba atascado en el barro, montado encima de una zanja. Los residentes llamaron a la policía. La policía me dió la prueba de "sobriedad". ¡El policía sospechó yo estaba por "encima del límite" y me puso en su automóvil de la policía y "me arrestó". Ésta fue mi primera experiencia en un automóvil policíaco, yendo a parar a la estación del condado de modo que, naturalmente, yo le ofrecí un "servicio especial" si él me permitía simplemente irme... En la sección del alguacil ellos me pusieron a través de dos "pruebas del aliento" usando dos máquinas distintas y cada máquina, por razones desconocidas, registró cero! ¡Para "la seguridad mía", el alguacil del condado me puso en la cárcel! Por suerte para mí, un novio mío (ahora separado desde hace tiempo) vino y me sacó de la cárcel aquella misma noche. ¡Cuando el momemto llegó, el juez no tenía ninguna razón para encontrarme culpable de nada! ¿Qué fue eso?

    Yo tenía muchos, muchos "novios" hacia el final legal de mi matrimonio. Mi enfermedad estaba a todo tren y mi ego había sido abusado tanto por mi ahora ex-marido que yo tomaba a los hombres como la mayoría de las personas toman una ducha todas las mañanas. ¡Yo saqué mi enfermedad de la casa y la presenté al mundo de los bares de deportes, bares de hoteles, de todo los tipos de bares! ¡Como una alcohólica real, yo no había estado comiendo y había perdido mucho peso ...Estaba flaca y podía llevar ropa sexy como yo nunca imaginé! Yo usé mi cuerpo como cebo ...figuritativa y literalmente.

    La relación con mi marido se había deteriorado mucho. Él, obviamente, no estaba contento conmigo, ni con nada relativo a mí. Yo ya había formado un nuevo círculo de amigos. Nuestras vidas estaban tomando caminos separados. El alcohol, a propósito, no hace NADA por reforzar la vida sexual, y las nuestras estaban muertas ya hacía tiempo. Yo presente los papeles para el divorcio. Éste fue la quinta vez que lo hacía y en esta ocasión me aferré a la idea. Desgraciadamente, ÉL NO SE FUE DE LA CASA. Yo tube que conseguir una orden judicial para sacarlo de nuestra alcoba. Éstos eran tiempos no muy felices. Él pasó a la alcoba de nuestro hijo, más adelante en el pasillo. Una noche cercana al Día de Acción de Gracias, él dejó caer la pescera de mi hijo. Era un enredo y yo entré para ayudarle a limpiarlo. Fué entonces, no se por qué razón , que yo tube mi "momento de claridad."

    Yo le dije, en ese momento, que el 26 de diciembre yo iba a entrar en un programa para el alcoholismo. Él me dijo que hiciera cualquier cosa que yo quisiera. Gran sorpresa fue, cuando mi hermana Sue voló a Chicago donde nosotros vivíamos. Sue es una editora muy exitosa de la ciudad de Nueva York y de vez en cuando ella nos había visitado antes "en viaje de negocios". Sue dijo que ella necesitaba venir a Chicago "en viaje de negocios" y… podría quedarse ella con nosotros? Por supuesto, le dije...

    ¡En retrospectiva, yo debo decir cuánto yo adoro a mi hermana Sue! ¡Ella no tenía ningún otro negocio en Chicago en ese momento, excepto encontrar un lugar de rehabilitación para su hermana la borracha! Yo fui engañada ciertamente... Ella tenía la paciencia de Job y manejó conmigo a varios centros diferentes de rehabilitacion en el área mientras nosotros los "entrevistábamos" a ellos. Al fin encontramos uno que "me satisfizo" y yo me enrolé para el 26 de diciembre como yo había planeado. Sue regresó a Nueva York. [Yo he averiguado subsecuentemente que mi ex-marido amenazó ponerme en un manicomio a menos que mi familia "hiciera algo sobre mí" ..., según las leyes de ese estado, como marido mío, él podía mandar a guardarme...]

    Mi primera rehabilitación estaba localizada aproximadamente a cinco millas de mi casa. Yo estaba entusiásmada sobre este programa y trabajé con los maestros durante el día y las otras muchachas (mis compañeras de cuarto) por la noche. Estube aproximadamente 30 días. Los domingos eran los días familiares y mis niños vinieron y esquiaron un fin de semana y en otro jugamos a los bolos. Esas noches tubimos cenas de cacerolas grandes seguidas de reuniones de los doce pasos, a las qué mis niños también asistieron. Mi marido se negó a participar.

    Algunos pensamientos malos empezaron a hormiguear en mi mente ...y ya que mi casa estaba tan cerca ...y que yo recordaba donde estaba mi última botella ... volví a mi casa para ver a mis niños. Ellos no estaban todavía de regreso de la escuela, así que yo visité a mi botella. Yo estaba tan bebida cuando ellos llegaron a casa que mis niños, los pobres, llamaron al 911 y una ambulancia me recogió.

    Ellos me sacaron a puntapiés del programa.

    Mi próximo programa era un adjunto del primero. Aunque me habían hechado fuera a puntapiés, ellos me enviaron lejos, a aproximadamente 50 millas a otro grupo que ellos hicieron. Así que yo fui. Yo entré en otro apartamento. Yo aprendí a comer de los depósitos de basura. Yo asistí a las clases ...todo estubo bien por aproximadamente un mes y entonces yo quise ver a mis niños. Yo preparé un plan intrincado para volver a casa… de alguna manera llegué allá…mi botella estaba esperando por mí.

    Ellos me echaron a puntapiés fuera del programa.

    Me pasé el mes siguiente sentáda alrededor de mi casa "intentando decidir lo que yo iba a hacer con mi vida". Obviamente, yo estaba bebiendo cada vez más ...a menudo perdía el conocimiento ya para las 19:00. Mi parte favorita cada día era entrar en mi cuarto del Jacuzzi a las 16:00, donde yo me entregaría a placeres de los ojos (orquídeas y plantas). A los placeres de la nariz (baño de burbujas perfumado e incienso) y a los placeres del gusto…vodka con sabor a limón. Allí yo me relajaría y descansaría con un buen libro durante un buen rato ...y qué buen rato. Yo cerraba con llave la puerta pero, también tenía un cajón que podía abrirse delante de la puerta para "seguridad doble" ...era mi mundo hasta que eso fue desaprobado y yo terminé en mi armario...

    Yo recuerdo bien, el día en que yo estaba sentánda en el mostrador del bar de mi cocina aproximadamente a las 11:00, ya yo estaba en mi tercer o cuarto vodka cuando mi padre me llamó de larga distancia. ¡Esto ciertamente me trajo sobriedad rápidamente! Mi Papá NUNCA llama...tal vez es que mi Mamá se murió? .

    Mi Papá habló conmigo sobre no sé que pero despues oí que él dijo que se había encontrado a algún individuo en su campo de golf de la Florida que conocía un programa de rehabilitación en California ...que si me gustaría ir a California? ¡(Era al final de febrero) Bien, seguro que me gustaría! Así que, mi Papá tenía un número de teléfono (800) para yo llamara y él dijo, "Tendrás que hacer la llamada tú misma...?" Nos despedimos. Yo fui a la licorería y compré su más caro vodka con sabor a limón- para celebrar. Llamé al número. Era el 28 de febrero (pero, era un año bisiesto!)

    La persona en el otro extremo de la línea me hizo preguntas durante un largo rato...yo me quedé dormida en el medio de la entrevista... ni siquiera puedo recordar lo que se dijo porque, francamente, yo estaba borracha. Yo sé, sin embargo, que yo hice planes para ir a California el 1 de marzo. ¡Tan inteligente que yo era, yo no quise que mi día de sobriedad fuera a estar en un año bisiesto!

    1 de marzo de 1996, una limousine alargada, negra, llegó a mi entrada de autos y me llevó al Aeropuerto de O'Hare. El chofer me llevó hasta la entrada del vuelo y cuando yo bajé del avión (borracha) había una muchacha que esperaba por mí. Ella me manejó al Hospital de Orange County donde yo me pasé las próximas dos semanas. Yo estaba TAN lista para la ayuda y MUY agradecida de estar donde yo estaba...

    ¡Después de dos semanas, yo pasé a una casa de vida sobria donde yo aprendí a vivir de nuevo con una compañera de cuarto! ¡Estaba como en la universidad! Yo no había tenido una amiga real en años. ¡Hasta el presente ella es mi mejor amiga y yo soy la Madrina de su nueva hija!

    Yo puedo decir con toda honradez y de todo corazón que todo esto tuvo lugar hace tres años. (Es tan maravilloso no tener ya que mentir e inventar historias!) Desde entonces yo aprendí que si la sobriedad es lo que yo quiero, está allí para mí. Yo creo en el Poder más Alto y tengo fé de que Él me proporcionará lo que yo necesito. Fuera del hospital, yo tenía mi última "botella de vodka del avión" en el banco por la puerta del frente. Internamente, yo aprendí que yo necesitaba "estar dispuesta a llegar a cualquier extremo"

    Yo tenía que aprender a vivir con el hecho que yo debo quedarme en California y debo vivir aquí... sin mis niños. Mi divorcio se hizo final; nosotros teníamos custodia compartida lo que yo aprendí después no significaba nada para mí. Mi ex tiene mis niños y la casa. Él tuvo una aventura y se casó con una adicta de la cocaína ...esto es de esperarse de nosotros los borrachos y adictos...tenemos tendencia a encontrarnos los unos a los otros. Mis niños saben que yo los amo y que yo estoy aquí para ellos si ellos me quieren. Mi ex-marido no me los envía como el divorcio decretó, pero yo no puedo permitirme el lujo de luchar contra él. Yo recibo un dinero muy pequeño como "mantenimiento" cada mes y eso se detiene después de 30 meses ...es todo. Qué tanto para "divorciados ricos"...

    La única cosa que REALMENTE importa es que estoy sobria. Yo tengo ahora la voluntad de vivir. Yo tengo ahora una vida, una vida espiritual, y, maravillosamente, yo tengo el respeto de mis padres, de mis niños, de mis hermanas y de muchos otros con quienes yo he compartido mi jornada. Hoy, en este momento, yo soy un milagro viviente.

    Habiendo pasado por los Pasos, es ahora mi deseo emplear mi despertar espiritual y llevar el mensaje milagroso de Alcohólicos Anónimos a otros alcohólicos que todavía están sufriendo y poner en práctica los principios del AA en todos mis asuntos.

    Algunas personas vinieron a California buscando riquezas, yo vine buscando Sobriedad ...todos vinimos a encontrar una nueva vida.

Linda,
de Orange, California

[ Remóntese ]

[ Página Principal ]