INTERVENCIÓN

Mi Enfoque Personal

Contribuido por Pat Kelly, Especialista en Intervención,

    El mes pasado, contribuyó con un artículo de un anónimo en el tema de la intervención. Este mes, yo discutiré algunos de mis enfoques personales o estilos al enfocar una intervención. Yo he trabajado en el campo de la intervención por más de ocho años y he visto a los pacientes y a sus familiares aprender sobre la gravedad de la enfermedad. El observar el cambio en sus vidas como resultado de mi trabajo me ha recompensado ricamente. Antes de continuar, yo pensé que sería útil recapitular lo que es una intervención.

    Una intervención es un proceso utilizado para interrumpir los efectos dañinos, progresivos y destructivos de la dependencia química y para ayudar a que la persona químicamente dependiente deje permanentemente de usar substancias químicas alteradoras del estado de ánimo de las personas. Un individuo que es químicamente dependiente es el que ha escudado su yo interno en barreras de negación para impedir tratar con la verdad dolorosamente debilitante de su enfermedad. La meta de una intervención es echar abajo esas defensas. Al ser avisado por la familia o patrón del paciente, yo cito para una reunión a las personas que estarán involucradas. Nosotros discutimos lo que le ha pasado a la familia o al trabajo como resultado de la adicción del paciente. Discutimos cuales serán las consecuencias si el paciente rechaza la ayuda. Cada intervención es diferente y las consecuencias son tan únicas como los individuos involucrados.

    Durante ese encuentro inicial, yo normalmente escribo un guión de lo que la familia le dirá al paciente. Esto incluye diciéndole al paciente sobre sus buenas cualidades y cuánto ellos lo quieren. Si hay una persona apoyando al paciente financieramente o facilitándole las cosas de cualquier otra manera, se les dice que se detengan. Esto puede incluir al patrón que le dice al paciente que no puede volver para trabajar hasta que no busque alguna forma de tratamiento.

    Yo típicamente apunto donde todos nos sentaremos y quién hablará primero y quién hablará en último lugar. Prefiero estar en un tipo de sala con un sofá y sillas alrededor. Haré que el paciente se siente en el medio del sofá con los miembros de su familia sentados en ambos lados y los otros miembros sentados en las sillas. Generalmente pido que los muy jóvenes no sean incluidos en la intervención. Esto es para permitirles a los adultos hablar libremente, y evitar a los niños el sentir que es de alguna forma la culpa de ellos el que todas estas personas estén "metiéndose con Mamá o Papá"

    Nosotros discutimos estrategias de qué hacer en caso de que el paciente decida salir a dar un paseo. Quién debe seguirlo y lo que debe decirle al paciente. Yo prefiero tener dos personas preparadas para seguirlo. Para decirle que todo esta bien y que lo único que nosotros queremos son quince minutos de su tiempo. En mis ocho años de experiencia yo he tenido sólo dos personas que se han ido. Ambas, sin embargo, volvieron. Yo he tenido a algunos pacientes que al entrar en la habitación inmediatamente comienzan a llorar, listos para entrar en el tratamiento. Si, sin embargo, el paciente no quiere ir inmediatamente al tratamiento, yo nunca le cierro las puertas de la oportunidad. Más bien, yo le digo que "nosotros estamos aquí para usted las 24 horas del día. Cuando usted esté listo para ir, nosotros lo llevaremos donde usted puede conseguir ayuda. Es, sin embargo, en su mejor interés y en el mejor interés de su familia el que usted vaya ahora."

    Si el paciente está listo para entrar en el tratamiento, todavía hago que la familia le diga lo que ellos habían planeado. Esto es para reforzar en el paciente la gravedad de su enfermedad y cómo ella ha afectado a la familia. Si un miembro familiar quiere decir algo de una manera negativa o improductiva, yo discuto otras maneras en las que ellos pueden decirlo de una manera positiva. La reunión inicial con la familia típicamente dura aproximadamente dos a tres horas. Si cualquier sesión de continuación se requiere, ellas se discuten en ese momento.

    Antes de realizar la intervención, yo ya me he comunicado y he hecho arreglos con una facilidad a la que el paciente puede ir inmediatamente. Si en mi observación el paciente parece muy enflaquecido o seriamente enfermo, yo sugeriré que el paciente vaya primero a un hospital. Los arreglos financieros también son coordinados antes de la intervención lo que incluye la comprobación de que el seguro cubrirá los costos. Si el seguro y/o otros fondos no están prontamente disponibles, yo haré arreglos para mandarlo a otras facilidades de bajo o ningún costo a la que el paciente puede ir.

    Recientemente, yo he empezado a traer conmigo equipos de pruebas rápidas de droga. Ellos trabajan en mucho de la misma manera como una prueba de embarazo de casa y toma de tres a cinco minutos para conseguir resultados. Esto elimina cualquier argumento que pueda surgir como resultado del paciente decir que corrientemente ya no está usando alcohol o drogas.

    Las intervenciones pueden ser traumáticas y de mucho estrés para el paciente y la familia. Ellas también pueden ser destructivas y contra-productivas si no se planean y coordinan apropiadamente. Yo por consiguiente siempre recomiendo que usted se acostumbre a usar un profesional entrenado para ayudarlo con la intervención.

Traducido al español por Ramon O. Galvez-Arango

Esta traducción al español es de la propiedad de Anonymous One. Ninguna reproducción de cualquier tipo se permite, sin el consentimiento de Anonymous One.

[ Remóntese ]

[ Página Principal ]