INTERVENCIÓN

Contribuido por Pat Kelly, Especialista en Intervención,

    La intervención es un proceso que se utiliza para interrumpir los efectos dañinos, progresivos y destructivos de la dependencia química y para ayudar a que la persona químicamente dependiente deje permanentemente de usar substancias químicas alteradoras del estado de ánimo de las personas. Un individuo que es químicamente dependiente es el que ha escudado su yo interno en barreras de negación para impedir tener que tratar con la verdad dolorosamente debilitante de su enfermedad y sus efectos. La meta de la intervención es echar abajo esas defensas por el tiempo necesario, bastante para que la persona acepte la realidad de su enfermedad.

    La intervención es una forma de confrontación. Difiere en algunos aspectos muy importantes de aquellos con que nosotros estamos mas familiarizados. La confrontación en este contexto significa compeliendo a un amigo, miembro familiar o persona amada a enfrentar hechos sobre su dependencia química. Es "Un ataque en la pared de defensa del individuo, no en la persona en sí". Esto significa presentar hechos específicos sobre la conducta del individuo y los resultados o resultado de su conducta. Esto también significa presentar información al adicto en forma "OBJETIVA", "INEQUÍVOCA", "NO-JUZGATORIA" y "QUE MUESTRE QUE EL CONSULTANTE ESTÁ REALMENTE INTERESADO EN AYUDARLE". Para el adicto, la intervención es "EL MOMENTO DE LA VERDAD". Ellos lo experimentan como una crisis. Se le enfrenta a la persona con la realidad de que está padeciendo una enfermedad y de que hay consecuencias inalterables, y en algunos momentos serias, causadas por la enfermedad.

    Antes de hacer la intervención, usted también debe prepararse. Recuerde que el adicto ha llegado a dominar el arte de la negación y la decepción. Ellos han desarrollado un sofisticado mecanismo de delusión de ellos mismos como defensa. Su preparación debe incluir: Aprender sobre la adicción. Llegar a entender que la adicción es una enfermedad y no una falta de fuerza de voluntad o un defecto del carácter.

    Entienda su motivación para la intervención. Es su motivación ayudar al adicto o es para desviar la atención que pesa sobre usted y dirigirla hacia el "adicto"? No es raro oír hablar de un esposo que lleva a su compañera para el tratamiento y ser el esposo al que admiten para el tratamiento.

    Haga una lista de incidentes específicos o condiciones relacionadas al uso por el adicto. Reduzca su lista a sólo incidentes relacionados con el uso de substancias. No confunda estos eventos con problemas no relacionados. Es mejor no tratar un evento dudoso de su lista que darle la oportunidad al adicto de cambiar el tema de la conversación.

    Deben darse testimonio de los datos y documentarse. Asegúrese que el evento realmente pasó y se informó objetivamente. Incluya la cantidad de substancia consumida o usada.

    Sea específico sobre la fecha, hora y lugar. Recuerde que la persona estaba probablemente intoxicada en ese momento o privado de los sentidos(blackout) y no puede recordar el incidente

    Los datos deben presentarse con respeto. No les avergüence o les haga revivir el momento. Hábleles con afecto e interés y muéstreles que usted los aprecia. Sea honrado sobre cómo estos problemas han afectado a ambos de ustedes.

    Esté preparado para hablar sobre las opciones del tratamiento. Éstas incluyen hospitalización para los problemas agudos, programas de 30 días como pacientes internos, programas intensivos para pacientes externos, programas de los 12 pasos, aconsejando o todos de lo anterior. Tenga presente que el adicto probablemente escogerá la opción menos extrema.

    Establezca consecuencias si el adicto escoge continuar con su conducta. Por ejemplo: "Si usted continúa con el uso, yo ya no podré continuar nuestra relación, porque me hiere verle herirse" o; "Si usted continúa usando, entonces yo no tendré otra opción que terminar su empleo, porque yo necesito un empleado responsable y sobrio."

    Establezca metas realistas para premiar la recuperación. No se defraude si ellos no lo logran hacer la primera vez. No les haga sentirse como fracasados o "menos que" si ellos recaen. Usted no haría que una víctima de cáncer se sintiera "menos que" si el cáncer recrudece después de un periodo de remisión. Hay muy pocos milagros de recuperación en 30 días. No es raro oír decir a un conferencista que le tomó tres, cuatro o más años para lograr un año de sobriedad continua. El hecho más importante es que ellos no se dieron por vencidos.

    Finalmente busque ayuda profesional para que le ayuden con la intervención. Éstas son personas que están entrenadas y dedicadas al arte de la intervención. Si usted tiene recursos limitados, cualquiera Oficina Central de los 12 Pasos, como Alcohólicos Anónimos, Narcóticos Anónimos, Comedores en Exceso (Overeaters) Anónimos, etc., pueden ayudarle. Sus oficinas normalmente pueden encontrarse en las páginas blancas de su guía telefónica o en el banco de datos de www.anonymousone.com.

Traducido al español por Ramon O. Galvez-Arango

Esta traducción al español es de la propiedad de Anonymous One. Ninguna reproducción de cualquier tipo se permite, sin el consentimiento de Anonymous One.

[ Remóntese ]

[ Página Principal ]